domingo, 25 de agosto de 2013

Inicio de ruta. 23 agosto 2013.
Iniciamos este experimento para tener un espacio para hablarles de cine. Y que uds me hablen a mí. Así de simple. 
Me llamo Robert Quirós. Costarricense. Hasta hace unos años, me conocían en algunos círculos cinéfilos como Doctorcine. Doctor, porque soy médico, y cine porque el cine. Tengo que admitir sin embargo, que el apodo me gustaba (me gusta) porque, al unir los dos términos, insinuaba que poseo cierta respetuosa autoridad en materia del séptimo arte.
De plano aclaro: no poseo la dichosa respetuosa autoridad. 
Por lo menos no aún.
Aclaremos bien esto para  no ahuyentar a los posibles cinéfilos que podrían estar leyendo este blog (gracias por su tiempo). 
A como lo veo yo, me autoclasifico en un cinéfilo de quinto grado (es una clasificación que inventé. la explicación concreta la publicaré en pocos días). Entre las cosas que me colocan en esta categoría, está el hecho fundamental que procedo a poner, en letra diferenciada y clara, con la esperanza de atraer a los de mi tribu: 
                                            No me gusta el cine. Amo el cine.

Esto es, mi relación como espectador no se limita a buscar una película , verla, disfrutarla o despreciarla. No, eso sería como una noviecilla de fin de semana.
Amo el cine desde aquella tarde de domingo en que mi madre nos llevó a mis hermanos y a mi a ver Blancanieves y los Siete Enanos (Snow White and The Seven Dwarfs,1937 ). Mi primer largometraje que recuerde. También mi primera cinta de terror. Es famosa la anécdota sobre Woody Allen. Parece que cuando era niño él corría en el cinema para tocar la pantalla mientras pasaban el filme. Yo no hubiera podido. Yo estaba paralizado del miedo.
Desde entonces la fascinación por las películas, y con el paso de los años, por el cine (que no sería lo mismo). Ver buenos, excelentes filmes, incluso varias veces. "The Matrix" (Larry y Andy Wachowski, 1999) no es para mí la mejor película de ciencia ficción de la historia, pero (aparte de estar en el top 20 de dicha categoría) tiene la particularidad de ser el filme que más he visto: 23 veces. Con esto que quede claro: hay películas que se merecen este trato distintivo, y somos legión los que disfrutamos un filme más allá de "saber qué es lo que va a pasar". 
Pretendo con este blog compartir opiniones información sobre el cine, con cinéfilos de hueso colorado que quieran opinar y discutir. En este proceso ( la publicación de el blog entiéndase) trataré de fundamentar lo que pongo. Para ello, a falta de estudios formales sobre cine; me armo de tres fuentes. La primera: una buena biblioteca sobre el tema (creo fervientemente en el potencial del alma autodidacta). Este sería un buen momento para hacer un pedante recuento de los libros respectivos con los que cuento. Quizá luego: cuando pueda decir francamente que los he leído todos. Sí menciono cuatro , con la esperanza de que los que entienden más, sepan que tengo intención de aprender en serio lo que pueda: El cine como arte, de Rudolph Arnheim;Cómo leer un filme, de James Monaco (ideal para empezar a leer sobre estos asuntos ); Lenguaje Fílmico de Christian Metz;  y Signos y Significado en el Cine, de Peter Wollen. Estudio estas y otras obras y sería fantástico si los de mi tribu me acompañan a aprender.
La segunda fuente, prácticamente inagotable: los cientos, miles de voces y opiniones que se levantan en los periódicos,  revistas especializadas, foros y blogs. Sobre este blog: somos una gota en el mar pero espero que lleguemos a ser una buena gota. 
Y la tercera fuente, hacer las de Tarantino: ver montones y montones y montones de cine. 
Y como reza el nombre de este blog, tengo esa bendición en mi vida. No miro películas. Yo veo cine. Y en entender y cultivar esta diferencia estamos encaminados