sábado, 7 de septiembre de 2013

El retiro del mago

Esta semana, quizá la noticia más importante para el mundo del cine fue el anuncio hecho sobre  el director japonés Hayao Miyazaki. Este maestro del cine animado, de 72 años, anuncia su retiro, según trascendió durante las actividades del festival de Venecia  (http://www.nacion.com/ocio/cine/Hayo-Miyazaki-retira-Festival-Venecia_0_1363663653.html).








¿Por qué es tan relevante este hecho? En América Latina pecamos de ignorancia sobre un hecho conocido hasta la saciedad en Europa, Asia y hasta en Estados Unidos: Miyazaki es el mejor director de cine animado del mundo.  En el cine hecho con personas de carne y hueso ese puesto se puede disputar por muchos directores vivos y bastante más muertos, pero en el cine animado el trono es de este autor , con plenos derechos y de largo.





 Mas de un conocedor va a saltar y va a reaccionar de inmediato: ¿qué hay de John Lasseter? Lasseter, para aquellos que han vivido en una cueva en los últimos veinte años, es uno de los productores ejecutivos y mente maestra de ese monumento a la animación llamado Pixar, y responsable él mismo de dirigir clásicos indiscutibles como "Toy Story", "Toy Story 2" y "Cars".


Bueno, algo que se puede argumentar es lo declarado por el mismo John Lasseter:

" En Pixar, cuando tenemos un problema y parece no tener solución, a menudo ponemos una de las películas del señor Miyazaki y vemos una escena en nuestro cuarto de proyección, para un toque de inspiración. Y siempre funciona! Siempre salimos asombrados e inspirados. Toy Story tiene una enorme deuda de gratitud a los filmes del señor Miyazaki".

http://www.nausicaa.net/miyazaki/miyazaki/impact.html

¿Qué tiene de especial este caballero amante de la aviación y del discurso pacifista? Sencillamente, es un director que sabe contar bien historias, ya sean estas sencillas o complicadas. Cuando digo "bien" en realidad me quedo corto. Hace unoa años-he perdido la entrevista pero recuerdo la esencia de lo que dijo- él contaba que, al reunirse con los dibujantes y animadores de sus obras, les recordaba y aconsejaba: "ustedes están mostrando una historia de maravillas: múestrenla maravillosamente" .

Creo que el genio implícito en sus propuestas se basa principalmente en tres elementos muy fuertes.El primero es su preferencia por personajes muy veraces. Personajes en que los espectadores se pueden reflejar de una u otra forma pero de una forma especial: podemos identificar muchos de los protagonistas no necesariamente con nosotros, sino con el niño que todos llevamos dentro y que está dispuesto a asombrarse. Pueden ser personajes fantásticos en un mundo de humanos (el Puerco Rojo) o un humano en un mundo fantástico(Chijiro). No importa: la maravilla está ahí, caemos en ella, volvemos a ser niños. Y esto incluso con historias que no dudan en poner temáticas que se podrían considerar impropias para la infancia: La princesa Mononoke está llena de bestias poseídas, de cabezas y miembros cercenados, de prostitutas reivindicadas.



Pero ya que sacamos a Mononoke Hime - considerado su mejor trabajo por muchos- recalquemos lo que sus fans le apreciamos más: un gran, inmenso amor por la naturaleza.De forma directa, la denuncia ecológica y el clamor por un mundo más cercano a la tierra, el océano y las plantas tiene su espacio en obras como la ya mencionada Mononoke, Ponyo, Chijiro y la magnífica Totoro.
 Y su amor por el equilibrio, la paz y, por supuesto la aviación. Francisco Wargo Retana lo hizo notar en un cineforo hace años. a Miyazaki le fascina ese poder y libertad que es el sueño del hombre desde el principio de los tiempos: volar. Y el volar es elemento casi permanente en casi toda su filmografía, y el volar es parte nuclear en su narrativa: Kiki, El puerco Rojo, Nausicaa, El Castillo Volador, y claro, su última película El viento se levanta (Kaze Tachinu, 2013)  (obra que dicen por ahi es controversial, no la  he podido ver, cosa que espero corregir pronto)


¿Será definitivo el retiro de Hayao Miyazaki? Espero que no y que en meses o años anuncie alguna obra más. Por lo pronto, los invito a decirle al cofundador de Studio Ghibli, humanista, genio: gracias.